Tags

, , , ,

El Financiero en línea

Madrid, 4 de noviembre.- El mundo árabe observa la elección presidencial en Estados Unidos con inquietud, esperanza y resignación, pero con un sólo clamor: que el nuevo jefe de la Casa Blanca termine la presencia militar estadounidense en la región.

La inmensa mayoría de los árabes, en particular los iraquíes, juzgan que el candidato republicano John McCain es una extensión del presidente George W. Bush y se inclinan hacia el aspirante demócrata Barack Obama a la espera de un cambio en la política de Washington.

El voto de este martes en Estados Unidos sería determinante para el futuro del turbulento Medio Oriente, sin embargo los árabes ven pocas esperanzas concretas de cambio, indicó la canal árabe de noticias Al Arabiya.

Según una encuesta de Al Arabiya, 32 por ciento de árabes creen que la política estadounidense seguirá siendo igual, 18 por ciento opina que mejorará con Obama y sólo el 4.0 por ciento considera que McCain daría oportunidades a la paz en la región.

En Irak, la población en general dice no importarle quién llegue a la presidencia estadounidense, simplemente quieren que el nuevo mandatario retire a las tropas de su país y que no se renueve el pacto de seguridad que permitiría prolongar la presencia militar.

A juicio de los iraquíes, la ocupación estadounidense -lanzada en 2003- sólo les ha llevado sufrimiento y miseria, por lo cual darán la bienvenida a un presidente que trabaje una política diferente a la de Bush, que -consideran- fue de agresión y destrucción.

“Pedimos a quien gane la elección que ponga fin a la ocupación y que trabaje por relaciones sólidas con los países árabes”, dijo uno de los tantos civiles iraquíes preguntados por la prensa al recordar que Obama ha dicho que retirará a las tropas si logra la presidencia.

El vicepresidente iraquí Tareq al-Hashemi dijo que el pacto de seguridad que es negociado con Estados Unidos deberá ser sometido a referendum nacional, pero que dependerá incluso del resultado de la elección este martes, reportó la cadena qatarí Al Yazira.

Para la mayoría de los árabes consultados este martes por varios medios locales no importa el resultado del proceso electoral, ya que de cualquier manera el nuevo presidente será partidario de Israel y mantendrá su presencia militar en Medio Oriente.

Sin embargo, para el periódico libanés Al-Akhbar el candidato presidencial estadounidense preferido en ese país es Obama, mientras que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y Siria confían en la victoria del aspirante demócrata como “el candidato del cambio”.

Pakistán y Afganistán sólo piden que el nuevo presidente suspenda los ataques militares en su territorio porque “están alimentando el sentimiento anti estadounidense”.

Todos estos países escucharon la promoción de una política exterior de Bush, a raíz de los atentados en Nueva York y Washington en septiembre de 2001, que tenía como objetivo lograr la seguridad y la democracia como una forma de resolver todos los demás problemas.

Para la cadena Albawaba era obvio que los árabes se rebelarían ante el dominio y excesivo uso de la fuerza por parte de Estados Unidos, lo cual impulsó los grupos radicales. “Es la razón por la que se presenta “reservas respecto a McCain y apoyo a Obama”, agregó. (Con información de Notimex/MVC)