Tags

, , , ,

He comenzado a ver las similitudes entre las guerras de Oriente Próximo. Primero imaginé un escenario similar al de Líbano, así lo dicen algunos comentaristas también, una guerra en la que Israel se vio encharcada de mierda, de sangre y de corrupción. El bombardeo masivo, la destrucción de las infraestructuras (muy escasas en Gaza) el terror a la población; ataques sin tregua… que llevarán después una invasión por tierra, donde seguro perderá parte de su arrogancia. O al menos así lo espero.

Sin embargo de pronto veo que la estrategia es otra. No es Líbano, es Iraq. Es el modelo iraquí: ataques masivos, invasión terrestre, limpieza de todo lo que huela a Hamas, como en Iraq se limpió y se liquidó a todo lo que oliera a Baaz. Luego se impondrá un gobierno marioneta por la fuerza. Permanecerán los soldados algún tiempo hasta que Fatah, que ya ha culpado a Hamas de esta tragedia, tome su poder sin peligro a ser desbancado de nuevo.

Y ya luego empezará la negociación de los bantustanes, un gobierno débil y corrupto apto para negociar a la baja con Israel. Una Comunidad Internacional ciega, sorda y muda. Y un mundo árabe corrupto, inestable e ineficaz.

Como siempre pagan los palestinos. Y este es el preludio de los cambios que se avecinan en Oriente Próximo, porque, Israel no acabará aquí: pedirá la destrucción de Irán y la de Siria, para quedarse como única potencia en la zona.

Y la Comunidad Internacional seguirá ciega, sorda y muda y el mundo árabe e islámico cada vez más débil e inestable.

Cristina Ruíz-Cortina

Comite de Solidaridad de la Causa Arabe

departamentos Córdoba