El Estado hebreo continuó este lunes su ofensiva contra Hamas en el enclave palestino para neutralizar el lanzamiento de cohetes contra Israel. La Liga Árabe exige medidas internacionales para detener la ofensiva israelí, que aún no ha pasado a una fase terrestre. Abas pide a Naciones Unidas que ponga “oficialmente el Estado de Palestina” bajo “protección internacional”.

Por séptimo día consecutivo el ejército israelí bombardeó este lunes la franja de Gaza en una ofensiva destinada a neutralizar el lanzamiento de cohetes por el movimiento islamista palestino Hamas.

Desde el inicio de la operación “Protective Edge” (Barrera Protectora), murieron 172 palestinos, en su mayoría civiles, y más de mil resultaron heridos, según fuentes médicas palestinas.

Entretanto, en Beit Lahiya (norte de la Franja de Gaza), muchas familias que abandonaron sus casas el domingo por temor a bombardeos anunciados por Israel regresaron este lunes a sus hogares.

Los últimos bombardeos tuvieron por blanco bases de las Brigadas Ezzedin al Qasam, el brazo militar de Hamas, y edificios en varias ciudades, sin que señalaran hasta el momento víctimas mortales.

Desde el lado israelí, el ejército lanzó a primeras horas del lunes un misil tierra-aire Patriot para neutralizar un drone palestino sobre la ciudad costera de Asdod (a unos 30 kilómetros al norte de Gaza), probablemente con explosivos.

Las Brigadas Al Qasam reivindicaron en Twitter el envío de varios drones contra “el corazón de la entidad enemiga sionista”, como denominan al Estado hebreo.

En el plano diplomático, la Liga Árabe se sumó a los llamamientos internacionales para detener la ofensiva israelí y pidió a la comunidad internacional adoptar medidas para proteger a los habitantes de Gaza.

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abas, había pedido el domingo a Naciones Unidas que ponga “oficialmente el Estado de Palestina” bajo “protección internacional”.

Mientras tanto, y pese a los llamados internacionales, ni Israel ni Hamas se pliegan a un alto el fuego. Según fuentes de seguridad citadas por la radio militar israelí, existen “cuatro canales para intentar alcanzar un alto el fuego: Catar, la Autoridad Palestina, los estadounidenses y los egipcios”. Egipto sería el que “une todos estos canales de comunicación”, según esta fuente.